Sábado, 27 de mayo de 2017 | Última actualización: Miércoles, 8 de febrero de 2017 12:00
Secciones
Comunidad7
Lunes, 27 de julio de 2015
Chihuahua, Chih.

La comunidad rarámuri de Mogótavo denuncia presiones de inversionistas a la JCAS para impedirles el acceso al agua potable

Guardar en Mis Noticias.

El acoso al que se ven sometidos estos vecinos de asentamientos pertenecientes al Municipio de Urique forma parte del conflicto por el intento de despojo de sus tierras ancestrales a esta comunidad indígena

[Img #52714]La comunidad rarámuri de Mogótavo, a través del colectivo Tierra Nativa, denuncia las presiones a las que se está viendo sometida por parte de un grupo de inversionistas de la inmobiliaria Mesa de la Barranca S.A. de C.V, que en esta ocasión han tratado de que la Junta Central de Agua y Saneamiento suspenda la construcción del sistema de abastecimiento de agua potable para esta comunidad indígena, perteneciente al Municipio de Urique.

 

En rueda de prensa celebrada este lunes 27 de julio, el representante de la Comunidad de Mogótavo, Miguel Manuel Parra, la segunda Gobernadora indígena, Rosario Batista, y el asesor jurídico de dicha comunidad, Lic. Horacio Laguna, informaron de la situación que viven desde el momento en que los socios de la Inmobiliaria Mesa de la Barranca S.A. de C.V. compraron 155 hectáreas de Mogótavo en 2008, de Odille Sandoval, hermana de la dueña del Hotel Divisadero de las Barrancas. Esta compra se realizó por $2.25 mdd con la intención de reubicar forzosamente a los rarámuris de sus ranchos ancestrales. La Mesa de Mogótavo es el centro de población y ceremonial más importante en esta comunidad indígena.

 

Ahora, para presionar aún más si cabe a la Comunidad de Mogótavo, un grupo de inversores han solicitado en la última semana la paralización del proyecto de suministro de agua potable que los habitantes solicitaron en 2013 “porque no hay agua potable accesible en su mesa y durante sequías no hay ni agua no potable en ninguna parte de la comunidad”. Esta comunidad incluye una escuela con 80 alumnos indígenas y 26 casas que requieren urgentemente del servicio.

 

En un oficio dirigido al Dr. Carlos Daniel Alonso Guzmán, Director Técnico de la junta Central de Aguas, reclaman que es su derecho constitucional tener garantizada agua potable; garantía violada por los inversionistas. De igual forma, manifiestan que “en 1999 la Secretaría de Reforma Agraria vendió su territorio ancestral a Odille Sandoval. En el proceso de otorgar título a la señora Sandoval, esta Secretaría se opone a su propio estudio técnico y su censo de la comunidad indígena, igual de amplia evidencia histórica, antropológica y arqueológica, donde ha quedado asentado que los indígenas de la región han tenido uso y posesión de esa zona desde tiempos inmemoriales. La comunidad de Mogótavo está reclamando reconocimiento de su territorio ante la Junta Central de Aguas en el caso 64/2011”.

 

Las obras de canalización de agua potable, según señala la comunidad indígena, se encuentra ejecutadas aproximadamente en un 50% y ahora los inversionistas Omar Bazán Flores (ex presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares), Ricardo Orviz Blake (ex diputado estatal del PRI), Jesús Alberto Cano Velez (ex diputado federal del PRI), Agustín López Daumas (empresario chihuahuense) y Ricardo Vallés Aleváis (hermano de Héctor Vallés Aleváism ex secretario de Turismo y actual funcionario de FOVISTE), han solicitado su paralización como medida de presión. Los habitantes de Mogotavo denuncian que “los inversionistas son todos ex funcionarios o presta-nombres de ex funcionarios del gobierno estatal y federal, mismos que al oponerse a la construcción demuestran la intención de despojar a este pueblo indígena negando su derecho fundamental a un sistema de agua potable”.

 

Según explican los habitantes de Mogótavo, ha sido la propia Junta Central de Aguas quien se ha puesto en contacto con ellos para solicitarles información complementaria con la que rebatir los argumentos de los solicitantes de la suspensión del proyecto, quienes se pusieron en contacto telefónico con la JCAS para mostrar su oposición, “hace una semana llamaron por teléfono a la persona que redactó el proyecto y él nos pidió más documentación para defenderlo”.

 

El litigio sobre la propiedad de las tierras en los tribunales

 

[Img #52717]Según explicaba el abogado de la Comunidad de Mogótavo, Lic. Horacio Laguna, actualmente la apropiación por parte principalmente de Odille Sandoval, por medio de la venta realizada por la Secretaría de la Reforma Agraria, se encuentra en litigio a través de un Juicio Agrario en el ámbito federal. Con el tiempo los terrenos han sido vendidos a particulares y a diferentes administraciones públicas estatales y federales. Del total del suelo apropiado de manera indebida el 10% lo ocupa el Parque Barrancas. Con este juicio los habitantes de Mogótavo solicitan la anulación de los contratos de compraventa y el reconocimiento de la propiedad ancestral de las tierras que ocupa la comunidad de Mogótavo, que siguiendo sus costumbres tradicionales viven en asentamientos dispersos, unidos a través de una red de comunicaciones que conecta desde tiempo inmemorial las diferentes rancherías en las que viven unas 200 personas. El juicio se encuentra en su fase final, por lo que se espera que pronto agote esta última etapa y se pueda conocer una resolución.

 

Turismo sostenible

[Img #52715]La comunidad de Mogótavo no se muestra contraria al desarrollo de la actividad turística en sus tierras “siempre hemos recibido a las personas que vienen a visitarnos. No estamos en contra del turismo, pero si en un modelo de turismo que no tiene en cuenta la opinión de quienes hemos vivido siempre en estas tierras”. Por ello solicitan ser tenidos en cuenta por parte del Fideicomiso Barrancas del Cobre, para que se tenga respeto por sus costumbres, tradiciones y su territorio, de modo que se les consulten los desarrollos a realizar, para que estos no entren en conflicto con su forma de vida.

 

A pesar de encontrarse en una zona turística en la que tienen un gran contacto con diferentes culturas mayoritarias, loa habitantes de Mogótavo mantienen su cultura, tradiciones, lengua y forma de vida tradicionales. En esta defensa de su identidad, también defienden la Escuela Albergue impulsada por la CDI, que atiende entre 60 y 100 niños y niñas, la cual está amenazada de cierre desde el año 2010.

 

Por eso los rarámuri de Mogótavo quieren tener voz en la gestión del turismo en sus tierras ancestrales para garantizar el respeto al entorno natural y promocionarlo como un atractivo turístico “como hemos podido ver en otras partes del mundo como Europa, existe un tipo de turismo de naturaleza, en el que los visitantes aprecian el entorno natural, la fauna y flora, así como la historia y la cultura local, por lo que es importante proyectar la verdadera identidad cultural de los rarámuri a nuestros visitantes”.

 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
►s_txt_comentarios_1◄
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress