Domingo, 23 de abril de 2017 | Última actualización: Miércoles, 8 de febrero de 2017 12:00
Secciones
Por: Román Corral Sandoval.
Domingo, 1 de enero de 2017
Chihuahua, Chih.

Publican libro antiguo de Batopilas

Guardar en Mis Noticias.

Por fin, en este mes de diciembre de 2016, pude publicar, mediante esfuerzo personal con un tiraje modesto, la segunda edición del famoso libro “Reseña histórica de Batopilas” de José Sánchez Pareja considerado “El escritor de Batopilas en el Siglo XIX”.

[Img #64458]Esta publicación es una obra derivada o rescate histórico del texto de José Sánchez Pareja realizado por mi iniciativa para hacerle justicia aunque sea en forma literaria a Josè Sanchez Pareja y a su interesante obra, con el propósito de salvarla del olvido y abandono y de la vorágine del tiempo.

 

El 25 de marzo de 2008, el Honorable Ayuntamiento de Batopilas, mediante oficio firmado por el Presidente Municipal Emilio Bustillos Manjarrez me reconoció y nombró como “El escritor de Batopilas en el Siglo XXI”, razón por la cual deseo difundir el libro más importante de la historia Batopilas. Soy el autor de la adaptación de la portada, de veintiséis páginas de lecturas preliminares como el prólogo, índice, etc. e imágenes, vocabulario, anexos y bibliografía. En lo general este texto histórico  describe la actividad minera de la Barranca de Batopilas ubicada en la Baja Sierra Tarahumara desde el arribo de los españoles a esta región hasta finales del Siglo XIX,  ya que Josè Sanchez Pareja tuvo acceso a los voluminosos archivos históricos de Batopilas pero además nos describe la vida cotidiana de los batopilenses. Esta segunda edición la he llamado «Pueblos Mágicos».

 

En el estado de Chihuahua existen a la fecha dos poblaciones, Creel y Batopilas, que la Secretaría de Turismo del gobierno federal ha nombrado como «Pueblos Mágicos». Batopilas recibió este nombramiento en octubre de 2012 por el Presidente Felipe Calderón, quien visitó este histórico poblado o viejo pueblo minero chihuahuense. Es un texto que los estudiosos, académicos, investigadores y lectores en general deben leer como parte importante de la Historia General del Estado de Chihuahua ya que Batopilas fue el poblado más rico de la Nueva Vizcaya por la explotación de sus ricos yacimientos de plata y el pueblo minero más próspero del Porfiriato. Su autor José Sánchez Pareja cuya estancia en la región fue contemporánea a la de los inversionistas norteamericanos que originaron la segunda bonanza minera de Batopilas, arribó a este mineral en los años 70's del Siglo XIX y el 27 diciembre de 1883 terminó de escribir esta obra histórica, cuyo rescate del abandono y olvido inicié en el 2011 con la primera edición. De hecho, es el cuarto libro que publico sobre la Barranca de Batopilas.

 

Los tres primeros textos de mi autoría son “Rumbo a Batopilas. Memorias de un maestro rural”. 2005; “Un Viaje al Paraíso Chihuahuense. Barranca de Batopilas”. 2007; “Las Noches de Batopilas. Marginación social en la Baja Sierra Tarahumara”. 2010. En esta segunda edición corregida y aumentada de diciembre de 2016 de la “Reseña histórica de Batopilas” aparece por primera vez una fotografía de la autoría de Marco Iván Fernández, sobre la recreación de la Ruta de la Plata con arrieros subiendo el Cerro de Kimova en el municipio de Batopilas en octubre de 2010.  Mi conexión con el pasado glorioso de la Barranca de Batopilas  inició el sábado 19 de septiembre de 1970, cuando arribé al poblado de Batopilas y el lunes 21, a la comunidad de Satevó, distante seis kilómetros al sur de esta cabecera municipal, para iniciar mi labor docente, recién egresado, a los diecinueve años de edad, de la Escuela Normal del Estado de Chihuahua. Las autoridades educativas federales me asignaron esta comunidad para empezar mi trabajo como maestro rural. La Barranca de Batopilas es la parte más importante de mi historia docente.

                                       

Importancia histórica de Batopilas.

 

En lo personal, ignoraba la importancia de la Barranca de Batopilas en el contexto de la Historia General del Estado de Chihuahua; transcurrieron algunos meses para motivarme y conectarme de lleno a su estudio o conocimiento, cuestión que perdura en este 2016. En esta región de profundas barrancas del suroeste del estado de Chihuahua o Baja Sierra Tarahumara permanecí hasta junio de 1972, tiempo suficiente para percibir la importancia de la historia de Batopilas. Los restos arquitectónicos que observé en el poblado de Batopilas, son testigos mudos de la importancia de la gran actividad minera, desarrollada durante la Época Colonial y el Porfiriato, cuando se extrajeron de sus entrañas cientos de toneladas de plata, mismas que nunca impactaron en su progreso material ni social, pues estas riquezas mineras beneficiaron a las arcas de la Corona Española o a inversionistas nacionales o extranjeros en etapas posteriores.

 

En 1970 el poblado de Batopilas aún permanecía incomunicado por vía terrestre, motivo por el cual, “el camino real”, paralelo al cauce del Río Batopilas, por donde transitaron en épocas remotas las mulas cargadas de lingotes de plata, guiadas por los arrieros rumbo a los bancos mineros o casas de moneda de la ciudad de Chihuahua, continuaba dando servicio hasta el Mineral de “La Bufa”, a donde caminábamos los habitantes, chabochis (mestizos) y tarahumaras de este municipio, para abordar algún vehículo automotor que nos condujera en un viaje sufrido de doce horas por 120 kilómetros en un accidentado y difícil camino de terracería a Estación Creel, por donde pasa el ferrocarril Chihuahua al Pacífico.  La Barranca de Batopilas tiene un pasado glorioso, de grandes bonanzas argentíferas, según los historiadores, que contrasta en este año 2016 con su atraso social en muchos rubros.

 

Hasta la fecha, no me explico por qué las autoridades educativas o culturales del estado de Chihuahua, no han publicado la “Reseña histórica de Batopilas”, ni han mostrado gran interés como lo hacen con otros textos, como un intento serio de rescate histórico, pues la obra literaria de José Sánchez Pareja es contemporánea a la estancia de los norteamericanos explotadores de las minas de plata de Batopilas durante el Porfiriato y testigo de la vida cotidiana de los batopilenses. En agradecimiento por los cientos de toneladas de plata que aportó el trabajo explotado y sufrido de los mineros batopilenses, a la economía del Estado de Chihuahua durante el Porfiriato, debería hacerse un esfuerzo oficial para reproducir en forma importante, digna, de calidad, de lujo, este libro. Opino respetuosamente que sería la mejor manera de brindarle tributo y reconocimiento a la historia de Batopilas. El libro de Sánchez Pareja continúa marginado.

 

Acerca de mis primeras lecturas sobre la historia de Batopilas.

 

Puedo establecer que fue durante la oscuridad de las noches de la Barranca de Batopilas, de 1970 a 1972, las cuales me parecían eternas, donde se despertó mi interés por conocer más detalles de la historia de esta región de la Baja Sierra Tarahumara, del suroeste del estado de Chihuahua. La primera lectura del libro “Batopilas. Entraña de plata” de Grant Shepherd, la realicé en mayo de 1971, hace cuarenta y cinco años, casi en tinieblas bajo la luz de dos pequeñas velas, en la Casa del Maestro de la escuela primaria de Satevó, comunidad testigo de las bonanzas mineras del cercano poblado de Batopilas, la actual cabecera municipal. Después lo releí, a la luz de un aparato de petróleo, que me envió por correo desde la ciudad de Chihuahua, mi madre, la señora Dolores Sandoval Herrera de Corral (1926-1986) el 24 de octubre de 1970, cuando bajo el silencio de la noche y el sedante ruido permanente de la corriente del Río Batopilas, dormían plácidamente los moradores de Satevó, silencio sepulcral, interrumpido de vez en cuando por los ladridos dispersos de los perros pastores, por los cencerros de las cabras, que rumiaban rítmicamente echadas en el suelo de los pequeños corrales contiguos a las humildes viviendas de sus dueños, o por los chillidos ensordecedores de los cientos de  murciélagos que revoloteaban a placer en busca de alimento por el cauce del río, cobijados por el cielo nocturno. Las piezas del correo, todavía en la década de los 70’s, llegaban desde el Mineral de La Bufa, distante veinticinco kilómetros hasta la oficina postal de Batopilas en el lomo de mulas o burros guiados por los chiflidos, gritos y latigazos de los arrieros en el escarpado y pedregoso camino real paralelo a la sinuosa y vertiginosa corriente del Río Batopilas, que fluye libremente entre cañones de profundos abismos.  

 

Conclusión: Sin la lectura del libro de José Sánchez Pareja los lectores o estudiosos de la Historia General del Estado de Chihuahua, adolecerán de un serio vacío de información, en lo referente a la vida cotidiana, a los usos y costumbres del pueblo minero de Batopilas en sus diferentes etapas históricas, pero sobre todo, desconocerán aspectos o detalles importantes relacionados con la explotación de los ricos yacimientos argentíferos de la Baja Sierra Tarahumara y su influencia en el desarrollo económico, político y social de la Nueva Vizcaya y posteriormente del estado de Chihuahua.

 

En su obra, Sánchez Pareja redacta además su punto de vista acerca del papel que jugó el Clero en la historia de las bonanzas mineras de Batopilas, especialmente al describir los acontecimientos que se suscitaron en este poblado minero con motivo de la visita del Obispo de Durango…Mi frase: “Algún día, en el Mineral de Batopilas, surgirá el horizonte de la luz de esperanza de un mejor mañana, que no opacarán los nubarrones negros de la tristeza, desolación y de la marginación social, para dar paso de nueva cuenta a los días gloriosos, de grandes bonanzas mineras cuando sus entrañas de plata vuelvan a ser pródigas y generosas”.

 

Profesor Román Corral Sandoval. Diciembre de 2016.

Contacto: escritordebatopilas@hotmail.com

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
►s_txt_comentarios_1◄
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress