Jueves, 25 de mayo de 2017 | Última actualización: Miércoles, 8 de febrero de 2017 12:00
Secciones

Tomas Torres
Lunes, 2 de enero de 2017

Saltemos juntos al frío

Guardar en Mis Noticias.

Como cuando fuimos niños, saltemos al agua sin mirar si está fría, con la inocencia intacta, con la certeza de que el agua siempre nos será inesperadamente ajena, hostil y helada, que a ella deberemos robarle siempre ese instante de alegría, ese minuto de gloria, el breve y efímero momento de vida.

 

Seamos dichosos en el diario desafío de la lucha. Tengamos conciencia de que la vida, la verdadera experiencia de la existencia transcurre a la intemperie, que siempre resultará inquietantemente inclemente con quienes la desafían.

 

Abramos los ojos a un mundo nuevo cada día, descubramos los insignificantes milagros de lo cotidiano para descifrar los secretos de este universo antiguo.

 

No dejemos que la desidiosa rutina descorazone los anhelos puros de aquel niño que fuimos un día. Creamos en los imposibles, tengamos fe en nuestros sueños, incluso los que aún no soñamos, seamos conscientes de que todo puede ser mentira, pero no por ello debemos dejar morir el alma.

 

Apartémonos pues de los simuladores, de quienes mueren en la mentira de una existencia fingida, la realidad es dura e inmisericorde, pero nos hará saber que estamos vivos.

 

Tengamos el coraje de desafiar la lógica, las normas establecidas, las probabilidades, los seguros de vida, las expectativas.

 

Hagamos de nuestro camino un manifiesto vivo, detengámonos a oler las flores a un lado del camino, sorprendámonos de lo humilde, volvamos a creer en la sonrisa franca, en el brillo de los ojos, en las manos que acarician.

 

Nosotros, los heridos, los descreídos, los nihilistas, los irónicos, los cínicos, los olvidados, somos los llamados a mantener la llama encendida. Porque afuera, en el exterior del mundo fingido, siempre hace mucho calor o demasiado frío. Sintamos en el rostro la adversidad que nos hace sabernos vivos. No importa si nos cobijamos bajo una amarga sonrisa, con un llanto apagado, el amor es y será nuestra coraza imperfecta.

 

El tiempo que han creado los hombres no representa ahora un gran desafío.

 

Saltemos al agua ahora, juntos, no debe importarnos el frío.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
►s_txt_comentarios_1◄
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress