Miércoles, 26 de julio de 2017 | Última actualización: Sábado, 1 de julio de 2017 12:31
Secciones
Comunidad7
Miércoles, 8 de febrero de 2017
Chihuahua, Chih.

Jesús Miguel Molina Andrade: El arte como vehículo para denunciar las injusticias en nuestra sociedad

Guardar en Mis Noticias.

Inició su carrera artística con un retrato a lápiz de Víctor Hugo Rascón Banda

“Una de las cosas que más me motivó a pintar fue que Víctor Hugo creyó en mí. Esa es una gran motivación y ahora tengo que regresársela del algún modo”: Jesús Miguel Molina Andrade

 

 

[Img #64999]Jesús Miguel Molina Andrade (Torreón, Coahuila) se aproximó a la pintura de manera indirecta desde el Diseño Gráfico, carrera que cursa en la actualidad. Fue ese amor que siente por la expresión plástica el que lo llevó en 2001 a dibujar un retrato a lápiz de su tío, el dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda, el cual le entregó cuando este se encontraba convaleciente de su enfermedad en un hospital de la Ciudad de México.

 

Para el joven Jesús Miguel, la aprobación de Víctor Hugo sobre su obra fue un acicate que lo espoleó a continuar abrazando su arte y expresando su particular visión del mundo que lo rodea a través de los pinceles. El dramaturgo chihuahuense lo animó a seguir pintando y a explorar su talento, totalmente autodidacta –tan solo había tomado clases por un breve periodo de tiempo durante su infancia-, presumiendo su retrato en la habitación del hospital a todas sus visitas diciéndoles “ahí está un pintor nuevo”.

 

Esa reafirmación marcó un punto de inflexión en su carrera artística “una de las cosas que más me motivó a pintar fue que Víctor Hugo creyó en mí. Esa es una gran motivación y ahora tengo que regresársela del algún modo”, explica.

 

 

“Mi camino con el Che”

[Img #65005]Desde ese momento, este joven artista comenzó una serie de trabajos pictóricos que tenían como protagonista la figura de Ernesto “Che” Guevara. “Me atreví a hacer lo que me gusta, pintar”, explica Jesús Miguel con un tono pausado que lo caracteriza en sus formas. De su interés y compromiso por los temas sociales surgió este trabajo “cuando leí por primera vez un libro del “Che” me cambió la vida, la visión de las cosas, como se mueve el mundo las problemáticas que vive América Latina”.

 

Por ello canalizó su inquietud artística y social por medio de la pintura “desde niño pintaba un poco, pero lo dejé por otros intereses. Después con el diseño tuve unos acercamientos al arte y decidí unir las técnicas del diseño gráfico con la expresión de lo que yo sentía, entonces que mejor que un personaje que me inspiró, así que quise dejar una huella con mi arte”.

 

Seguidor declarado del gran maestro Rembrandt, no se considera a sí mismo como un artista profesional, “respeto mucho a los profesionales del arte, pero yo no pinto lo que me gusta, una flor o un paisaje, pinto lo que no me gusta, como una forma de protesta, de rebelarme” explica, “es mi forma de decir que no estoy de acuerdo con muchas cosas”.

 

Para realizar la serie sobre el “Che” Guevara, Jesús Miguel lo quiso abordar desde una perspectiva diferente, alejada del estereotipo que conocemos del héroe revolucionario, del guerrillero convertido en icono pop, en imagen de la disidencia ideológica para generaciones que no llegaron a conocer más que su imagen estampada en una camiseta. Por ello el artista explica “aprendí a conocer al “Che” como un ser humano, expresar esa parte humana que no todos conocen. Se le identifica con los movimientos armados en Latinoamérica, pero yo supe lo que me interesaba en ese momento de mi vida, absorbí el mensaje del “Che”, me quedé con que debes hacer lo que tienes que hacer y dar un poco más. Conocí su sacrificio, incluso sacrificó estar con su familia por su ideal, de dar siempre un poco más. Era el primero en presentarse voluntario para ponerse a trabajar y el último en irse, dar un extra”.

 

[Img #65004]A través de ese conocimiento, el artista considera que las enseñanzas que se extraen de la vida del “Che” nos pueden ayudar en la vida cotidiana para hacer de este un mundo mejor “no necesariamente tienes que hacer un movimiento armado, los grandes cambios empiezan por algo pequeño. Respetar al que tienes al lado. Eso es lo que me dejó el “Che”, debajo de esa boina negra y la estrella”.

 

La colección sobre el “Che” Guevara la inició en 2001, aunque su periodo más intenso de trabajo comenzó hace cuatro años, y fue expuesta por primera vez en 2015, en el vestíbulo de la Biblioteca Pública Central “Carlos Montemayor”. Se trata de una serie de 20 obras de diferentes formatos y técnicas, utilizando materiales simples y cotidianos, de acuerdo a la personalidad austera del “Che”, como la madera cruda, clavos, metal, a través de los que expresa la forma de ser del revolucionario “fue una exposición sencilla, en la Biblioteca Carlos Montemayor, me gusta más lo simple, lo sencillo, como era el “Che”, así lo hice”, señala.

 

Para sus creaciones utiliza habitualmente una técnica mixta y describe su trabajo afirmando que “el arte debe ser cercano y que hable por sí solo. No busco límites en los materiales y las técnicas, me gusta mucho el metal, el óxido, la madera”.

 

 

Nuevos proyectos

 

[Img #65008]Actualmente Jesús Miguel M. Andrade trabaja en una serie dedicada a la atrocidad de los feminicidios “trabajo actualmente en eso porque considero que es un problema a nivel mundial, que desgraciadamente se da en muchos países y a pesar de ello siguen pasando cosas lamentables”. Se trata de obras de gran formato, de uno a dos metros, “quiero que la imagen impacte y estoy utilizando los mismos materiales crudos, óxido, metal, me gusta mucho trabajar con cosas simples”.

 

“Deberíamos sentirnos culpables como sociedad de los feminicidios, porque somos cómplices muchas veces, es culpa de todos y de nadie, porque no sabemos quién hay detrás de todo esto. Como persona, me siento[Img #65006] culpable, como sociedad, que lleguemos a hacer ese tipo de cosas nos tiene que invitar a reflexionar, a compartir esa culpa, porque si no actuamos no va a desaparecer nunca, se debe encontrar la manera de mejorar como sociedad. Por eso quiero proyectar esa reflexión, hacer sentir al público que no está bien y que podemos hacer mucho más”.

 

La inquietud por esta temática surgió a raíz del asesinato en Coahuila de una alumna de su madre, maestra de profesión, y los sentimientos que le despertó visitar la tumba de la joven, "salgo a ver lo que me rodea, puedo pintar una flor, un paisaje, pero prefiero pintar lo que no queremos ver, pero está ahí”.

 

Entre sus proyectos inmediatos está finalizar sus estudios de Diseño Gráfico y quizá entrar a la Facultad de Artes de la UACH, además de terminar la serie sobre feminicidios, que podría estar acabada a finales de 2017, para poder exponerla en 2018. Para el futuro, muchos temas sociales se amontonan en su mente para darles forma sobre el lienzo, el drama de los indocumentados, el recorrido de los migrantes a través de México, lo que pierden, lo que superan, lo que sufren, y continuar con la expresión de su inconformidad ante las injusticias a través de la pintura.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
►s_txt_comentarios_1◄
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 8 de febrero de 2017 a las 11:33
Rene Acosta
Felicidades, da gusto saber que existen jovenes con visiones firmes e ideales que nos permitan como sociedad tomar rumbos adecuados, el arte es un buen vehiculo. Felicidades de nuevo.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress