Viernes, 28 de noviembre de 2014 | Última actualización: Jueves, 27 de noviembre de 2014 15:02
Sábado, 10 de agosto de 2013
Chihuahua, Chih.

“Los Tarahumaras. Una tribu india del Norte de México” una visión vigente de la cultura rarámuri

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Comunidad7

Presentan la reedición de este clásico de la etnografía, que permite comprender el retroceso de las culturas indígenas en Chihuahua

[Img #29230]Wendell C. Bennett y Robert M. Zingg detuvieron en 1930 el paso del tiempo en la Sierra Tarahumara para plasmar una instantánea que recogió, con fidelidad cinematográfica, la realidad del momento de los asentamientos rarámuris, sus vidas, su cultura y sus tradiciones en el libro “Los Tarahumaras. Una tribu india del Norte de México”, que ahora reedita la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas para conmemorar los 65 años del inicio del movimiento indigenista en México.

Alfredo Ramírez Fernández ejerció como maestro de ceremonias para dar paso a los presentadores del libro, el antropólogo Arturo Herrera, el Maestro José Francisco Lara y Jean Baptiste Cousin.

Arturo Herrera calificó este libro como una obra imprescindible de la etnografía y uno de los 27 textos clásicos de la antropología mexicana, reeditado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Este inventario etnográfico representó un cambio en la forma de interpretar la cultura, un cambio de enfoque, de discurso etnológico, confirmando el hecho de que “toda etnografía es hija de su tiempo”.

Si en la época colonial los cronistas fueron misioneros que constataban la evangelización y la resistencia a la misma, un segundo periodo de la etnografía fue el relato del viajero, por parte de los primeros profesionales europeos y norteamericanos, que dieron paso a los antropólogos profesionales norteamericanos, en el periodo entre 1930 y 1970, que contrastaba con los indigenistas mexicanos, que consideraban al indígena como un problema.

De los años 70 a la actualidad, la revisión crítica de la producción etnográfica anterior prevalece, al tiempo que incluye menos teorías, siendo esta última época la que más trabajos ha publicado, pese a que se dificulta el trabajo de campo por la inseguridad en la sierra.

A juicio de Herrera, el texto identifica lo nuevo y lo viejo en la cultura tarahumara de ese tiempo, así como determina la convivencia del indígena con el mestizo, estructurándose todo el libro en tres partes. La primera de ellas, a cargo de Zingg, plasma la cultura material, clasificando rasgos alterados, deteriorados, desaparecidos, modificados y arcaicos que perduraron hasta el momento del estudio en los asentamientos. Recoge a su vez la descripción detallada del medio cultural, manejo de animales para obtener el estiércol para la producción de maíz, así como otras labores cotidianas.

En la parte del libro que escribió Bennett, sin grandes interpretaciones ni teorías, presenta un cuidado catálogo de rasgos culturales, en una descripción desapasionada que ofrece una profunda revisión de estos rasgos culturales, distinguiendo rasgos propios y ajenos, fusionados y perdurados. Bennett desmantela la visión primitivista del que en realidad es una compleja estructura social, cultural, religiosa, de asentamientos sin pueblos, de los deportes, así como la elaborada tecnología agrosilvícola. En definitiva, la obra constituye un único acervo de la creatividad humana aún por definir y valorar.

Por su parte, el Maestro Francisco José Lara recordó como les tocó comprar en el mercado negro este libro en su primera edición cuando eran estudiantes. Define el trabajo como la fotografía de un instante, que atrapa y seduce por igual al especialista como al lector nobel, describiendo con minuciosidad la vida de los rarámuris “sintetiza un peldaño fundamental del conocimiento de la cultura tarahumara, que permite su difusión al público en general para poder establecer un escenario de interculturalidad".

Francisco José Lara
establece la necesidad de afrontar la etnografía desde la perspectiva de la lingüística, señalando el hecho de que una cultura históricamente tan contigua sea al mismo tiempo tan desconocida para la población mestiza.

Jean Baptiste Cousin aportó el punto de vista del viajero, describiendo la obra como tres libros dentro de uno. En el primero se destaca la redacción tan detallada de procesos de fabricación, descripción de fauna y flora de la barranca y la sierra, que permitiría al lector ser capaz de elaborar una casa, un violín o un telar, así como el proceso de destilación del tesgüino.

Con otro estilo encara su aportación Bennett, que se centra en las relaciones sociales, las fiestas, la religión, el gobierno, los deportes, así como los acontecimientos o ceremonias religiosas. Cousin concluyó con la idea de que para los autores los indígenas tarahumaras no son mexicanos, dado que el Gobierno Mexicano permanece ausente en todo el libro.
La supervivencia en la sierra por parte de los tarahumaras viene dada por la adaptación y el manejo de los animales, girando su idiosincrasia y su mundo alrededor del tesgüino, como eje central sociocultural, base de las relaciones sociales.

Una recopilación de la tradición y cultura rarámuri
Como conclusión, Alfredo Ramírez Fernández y Maira Meza Flores señalan que el retroceso de la cultura rarámuri, principalmente por la castellanización de los niños y niñas mediante la educación, de ese modo, la recuperación de este texto podría permitir a las nuevas generaciones de rarámuris a conocer, comprender y recuperar sus tradiciones, tal como han sido descritas y presentadas en este libro.


Esta obra, junto al resto de las 27 reediciones publicadas, sirven además para constatar aciertos y errores en las políticas indigenistas, además de como preservacion de las culturas y elemento de diagnosis del estado actual de las mismas.


El libro se pondrá a la venta en las dependencias de la  Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Delegación Chihuahua.

Arturo Herrera
Es maestro en antropología social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)- ENAH Chihuahua, cuya tesis está dedicada al estudio la identidad entre migrantes rarámuri a la Ciudad de Chihuahua.

Ha trabajado en instituciones dedicadas a promover la investigación, el desarrollo cultural, la gestión cultural comunitaria y el uso de los recursos naturales a nivel comunitario entre poblaciones mestizas e indígenas de diversas entidades del país.

Fue coordinador del Programa de Desarrollo Forestal Chihuahua-Durango. Coordinador del Proyecto “Cultura y Manejo Sustentable de los Recursos Naturales de los Pueblos Indios de la Sierra Tarahumara”. En la actualidad es responsable de planeación, evaluación y capacitación del Instituto Chihuahuense de la Cultura y miembro del Consejo de Planeación del Festival Internacional Chihuahua.

Maestro José Francisco Lara Padilla
Es originario de Colima, Colima. Cuenta con estudios de Derecho y Antropología. Etnólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México. Maestro en Antropología Social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social del Distrito Federal y doctorante en Antropología por el propio CIESAS DF.

Sus trabajos académicos se han focalizado en la Sierra Tarahumara en temas tales como: Identidad, evangelización, religiosidad, protestantismo y modernidad entre algunas comunidades rarámuri. Aracterización del nuevo modelo de minería trasnacional emergente en la Sierra Tarahumara. Minería y conflicto en la Tarahumara. La articulación de lo global a lo local. Antropología jurídica, peritaje antropológico e interlegalidad en el Estado de Chihuahua.

Jean-Baptiste Cousin
Titular de una Maestría en Historia Contemporánea en la Universidad de París-Sorbonne. Egresado del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciencies Po). Asesor del Frente Democrático Campesino 1993-1996. Director de la Cooperativa de Ahorro y Crédito FEDECOOP en Cuauhtémoc de 2000 a 2008. Coordinador del Programa Interinstitucional de Atención al Indígena 2004-2008.

Actualmente es responsable en América Latina en el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo de Francia en París.

Comunidad7 • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS